Razones

Me pregunto si paso, si pasaste y si quizás recuerdo. Pero justo hoy, cuando camino a lo largo de la avenida congestionada, y veo las caras frustradas de los conductores en sus autos, el puro hecho de preguntar carece de significado alguno. Es como pensar en la relatividad de la nada. Nada logramos con que sea relativa si al final no es nada.Casa

Unos fuman con la ventana abierta. Otros se aferran a sus teléfonos móviles para matar el tiempo de espera. Hay quienes comen tratando de no embarrarse, mastican chicle con cara de aburrimiento, o cantan – esos son los menos- a garganta pelada como si lo hicieran en la ducha, protegidos por el hermetismo de sus cuatro paredes de cristal y lata sobre ruedas.

Las luces del semáforo no están rotas pero son como mis preguntas. Van y vienen recayendo en la nada. Nada que no sea esta nata de carros amontonados y en orden parece tener significado alguno. Ni siquiera la espera, indolente ante la ansiedad de llegar, rápido, cuanto antes, porque hay alguien que te espera en casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s