minientrada Eternidad

Pintura de Eduardo Cetner, pintor argentino

Caminaron largo y tendido y cuando ya se creían a punto de llegar, y quisieron mirar atrás para sentirse el pecho henchido de orgullo y satisfacción, descubrieron que no había sendero recorrido, ni huellas de pasos o andadas.
Una quietud estoica de selva impenetrada los saludó, solo que no era agreste aquel suelo sin historia, sino sedentario e indomable. Jubilosa, ajena al sudor y el esfuerzo de tantos siglos desperdigados sobre una tierra inerte, la quietud les prestó atención solo el tiempo que le tomó a una ráfaga de viento el abrazarse a otra y envolverlos en una cadeneta macabra. Quisieron protestar pero ya la calma no estaba detrás sino adelante, y de pronto no estuvieron seguros si se habían dado la vuelta sin querer y andaban ahora en el mismo sentido opuesto ya recorrido.
Lo peor de esta nueva inmensidad es que está preñada de vacíos y puntos de referencia que se indican a ellos mismos, pensaron al mismo tiempo.
Pero lo peor de estar perdido radicaba en el saberlo,  y esa sabiduría, nacida desde adentro, comenzó a extenderse sobre el polvo sedimentado, sobre la quietud inerte, sobre el pasado y el presente y el futuro. Y se extendió tan lejos como pudieron divisar sus ojos, cansados ya, como cualquier ojo humano que por el entusiasmo de llegar ha dormido poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s