Volver a casa

Es una tema recurrente en la literatura anglosajona el sinsabor que deja el regresar de adultos a la casa de los padres y dormir en la cama que solía ser la de la niñez. Es como si el retorno estuviera siempre asociado a la involución, así como la partida al desarrollo. Trato y creo que puedo entender el sentimiento. Salir de casa es de cierta manera romper con la dependencia de los padres, la seguridad del hogar, es aventurarse a lo desconocido con esperanza y por lo general, sueños de triunfo. Y para muchos no hay nada más distante de triunfar que llegar a la casa que nos vio nacer con la ropa que llevamos puesta y despojados del glamour del éxito.20150715_155426

Sin embargo, no sé si es porque en unos días estaré de regreso en casa, o porque hace poco mi abuela cumplió la legendaria edad de 90 años y yo no pude estar allí para acompañarla, como tampoco pude estar cuando la muerte de mi abuelo… No sé si es porque la lista de éxitos no se me ha hecho muy larga o porque mi partida no estuvo marcada por sueños personales de triunfo o quizás porque cada retorno es a su manera la continuación del camino que debía haber tomado y no tomé… no sé por qué exactamente, pero no puedo dejar de sorprenderme cuando escucho alusiones a ese temido retorno en alguna historia nueva. No puedo dejar de poner mi mente en trance y salir con un tremendo estereotipo -uno de esos que evito en situaciones normales- y me digo que esas son cosas de gringos, que nacen, se desarrollan y mueren (como decían todas las maestras de Biología de la secundaria y el pre) en una constante lucha con ellos mismos para ganar la carrera de la vida en la que ya han ganado solo por ser parte de ella. Muchos han sido los momentos en los que nada me ha parecido más reconfortante que la idea de estar ahí, en el punto de partida, durmiendo siempre con sueño aunque el colchón haya sido el de siempre, despertándome descansada al olor del café recién colado.

Puede que mi visión sea tan romántica como antiromántica es la de ellos. Todo puede ser. Pero hoy, precisamente hoy, reviso pasaportes, repaso historias viejas y pienso en el privilegio que es poder regresar a puerto seguro a esperar a que baje la marea, se alineen los planetas y el mundo cobre sentido otra vez. Un privilegio que quienes tienen la casa cerca no pueden entender. Un privilegio que tenemos que inventarnos los que llevamos la casa a cuentas.

Anuncios

6 comentarios

  1. Muy bueno, Zahylis. Muy, muy bueno. ¡Me siento tan identificada contigo…! Yo tampoco pude estar cuando murió mi abuelo. Para colmo, siempre pienso en lo que un día me comentó un amigo: “Siempre nos estaremos preguntando si valió la pena y nunca tendremos la respuesta”. 😦

    Me gusta

  2. Cierto nadie entenderá lo que se siente vivir lejos del hogar que te vio necer y nadie comprendera la libertad sin dejar su zona de confort

    Me gusta

  3. Hola Zahylis. Excribes de maravilla,definitivamente voy a leer tu novela. Pero quiero apuntar algo, mi vision personal de lo que comentas. Para mi la respuesta es clara: vale la pena todo el tiempo, todo lo que se hace por no ser esclavo. La nuestra no es la normal salida de casa, abandono del nido de todo pichon, es el dolor del exilio obligado. Pero aunque mi lista de triunfos sea bien corta, para mi es inmensa porque mis alas y las de mi hija no estan amarradas con la soga inmunda del totalitarismo.

    Me gusta

    • Hola Rosa, mil gracias por pasar por aqui y deternerte a leer. Tienes razón, en nuestro caso el proceso de dejar la casa no es tan natural ni tan orgánico. Pero la extensión de la lista de triunfos, a mi entender, importa poco. El triunfo está en la aceptación de las decisiones personales. Que lo que hacemos valga la pena todo el tiempo, como dices, da una traquilidad espiritual que no tiene comparación con nada. Creo que nos acerca más a la tan cacareada felicidad, amiga. Tu lista, a mis ojos, en inmensa. Espero seguirte viendo por aca. Un abrazo inmenso, Z.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s