Que en paz descanses, viejo “OK”

20190927_133906_001Son las 6 de la mañana y mi hija entra en la cocina con los ojos medio cerrados aún y el pelo revuelto. “Cinco minutos, please…” me había dicho hacía cinco minutos. Cuando los cinco pasaron tuve que llamarla de nuevo. “Cinco…” trató de repetir, pero no le di la oportunidad. “No”, le dije. “No se puede, se nos hace tarde.”

Siempre es así en las mañanas. Tenemos el tiempo cronometrado: justo para desayunar, asearnos, componernos un poco y salir antes de las siete a enfrentarnos al tráfico que se aleja de la cuidad en dirección sur.

“¿Como dormiste?”, le pregunto mientras le coloco delante un vaso de leche con chocolate y una tostada, el desayuno más poco creativo del mundo. (En mi defensa tengo que decir que es viernes y ya funciono con energía prestada.) A ella no parece importarle. Luce más cansada que yo y cualquier cosa parece darle lo mismo. Me mira con los ojos achinados aún por el sueño, me hace un gesto de “ok” con la mano y empieza a comer. Entiendo y me doy por satisfecha con la respuesta silente. Es muy temprano para hablar tanto y le perdono la parquedad. No es que yo tenga muchos deseos de hablar tampoco. Sin embargo, algo en el gesto que acaba de hacer me revuelve el estómago. Un simple gesto. Ha durado solo unos segundos. Los dedos del medio, anular e índice de la mano derecha extendidos mientras el anular y el pulgar se cerraban formando un círculo de aire entre ellos. El gesto popular de “ok”, más universal quizás que el famoso pulgar levantado que es conocido como símbolo de aprobación. Lo que ella acaba de hacer es solo eso, el gesto silente sinónimo de “ok”, y nada más debería ser, solo que ayer mismo leí en el trabajo un artículo que le acredita al antes inocuo signo otros significados. Por lo visto ya no es, ni volverá a ser solo el sinónimo silente de “ok”.

White Supremacists Have Officially Hijacked the ‘OK’ Hand Gesture leía el titular de Vice News, e inmediatamente pasaba a decir que el gesto ha sido recientemente clasificado como un símbolo de odio. ¿Cuándo y como pasó algo semejante? ¿Qué llevó a la Liga Anti-difamatoria (ADL por sus siglas en inglés) a registrar un gesto tan usado, tan gastado, tan popular, tan inocente en su base de datos como sinónimo de odio según dice el artículo? ¿Cuándo, cómo y con qué derecho los grupos neonazis y de supremacía blanca han tergiversado el gesto de “ok” y lo han despojado de su más básico significado para implantarle una connotación enfermiza, racista, violenta? Por lo que leí, la Liga Anti-difamatoria agregó una nota que dice que debido a que el gesto ha tenido tradicionalmente otro significado, debe tenerse mucho cuidado antes de sacar conclusiones apresuradas y tildar su uso o la implicación del su uso como algo difamatorio, algo que me parece lógico, más que lógico, elemental. Aun así, el hecho de que un gesto tan mundano se haya vuelto controversial me parece sencillamente asqueroso. ¿Es este el mundo en que vivimos y viviremos, donde hay que cuestionarse hasta el ABC porque no se sabe cuándo pueda querer decir algo divisionista? ¿Deberíamos echarle la culpa a la tecnología, a la propagación “viral” de videos, comentarios y “memes” que la tecnología hace posible y que aparentemente pueden transformar el mensaje de establecidos icónicos sociales? Eso, sugiere al artículo, fue lo que pasó en el caso del neonazi australiano que asesinó a 51 personas en Marzo de este año y que al parecer restregó el gesto de “ok” durante su juicio en la corte, volviéndolo aún más subversivo entre sus seguidores.  ¿O deberíamos achacarle esta situación a la falta de sentido común que parece estar creciendo irremediablemente en la sociedad? ¿Es la media el problema o parte del problema? ¿Son YouTube, Facebook y Twitter y el indiscriminado uso de componentes visuales para enviar mensajes subliminales y juntar y empoderar personas descontentas y volver virales los sentimientos de odio especialmente en las generaciones adictas a social media?

Como la mayoría de los problemas, no es posible señalar con el dedo una sola causa. Pero lo cierto es que está bueno lo bueno, pero no lo demasiado. Hay gestos que no deben tener más de una lectura. Hay gestos que se han ganado una lectura estándar, universal, y es preocupante que haya que pensarlo dos veces antes de levantar la mano y gesticular un “ok”, porque, ¿y qué pasa si alguien me malinterpreta, y se siente ofendido, y me agrede porque me cataloga de racista, violenta y radical, o peor aun, me considera una aliada porque cree que comparto su misma vision retorcida? Hay gestos que nadie tiene derecho a cambiar, porque no le pertenecen a nadie, porque no son pancarta ni lema ni definen partidos politicos y mucho menos describen sentimientos separatistas.

Todas estas cosas ya me pasaban por la cabeza y no eran todavía ni las 6 y 15. No era hora para semejantes pensamientos. Era momento de disfrutar de mi café con leche, tradición de mi niñez, que me da la energía para salir a comerme el mundo cada día. No era definitivamente hora de hablarle a mi hija de temas tan profundos. En otro momento, pensé. Quizás por la tarde, cuando la recoja de la escuela. Que disfrute unas horas más de la inocencia de gesticular “ok” sin preocupaciones, sin tener que abrir la boca, sin cuestionarse que “ok” puede querer decir cosas abominables, sin preguntarse cuántos otros gestos habrá que estén comprometidos, que tengan un significado dudoso y que se deban evitar. Qué triste, hasta hablar sin palabras puede ser un arma de doble filo. No deja de aterrarme cuánta falsedad e hipocresía encierra la tan cacareada libertad de expresión. En cuanto a ti, viejo “ok”, fue un placer conocerce. Descansa en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s