Tecnicismos

photo-2La parte exigente en mí se pregunta si escuchar un libro cuenta igual que leerlo. Mi parte exigente no es tonta, sabe que escuchar resulta más sencillo, ocupa menos tiempo y requiere la mitad del esfuerzo y la concentración. Se puede “escuchar” un libro mientras el cuerpo, desconctado de la mente, permanence activo, haciendo cosas que requieren trabajo físico pero no necesariamnete intelectual. Leer es otra cosa. Mi parte exigente lo sabe y lo disfruta. Pero escuchar tiene muchas ventajas. y tecnicamente, la información termina siendo absorbida también. He descubierto, no sin una buena dosis de asombro, que ya sea en la versión de buen lector o escucha, el amor por las palabras y la magia de las narraciones pueden generar la misma satisfacción y deleite.

Recientemente, y por primnera vez en mi vida, he empezado a conducir por casi una hora para ir y regresar del trabajo. La distancia y el tráfico de las horas picos –tan difirentes y a la vez tan parecidas a “las horas muertas”- hacen que el tiempo se alargue irremediablemente, y la sensación de clautrofobia, impotencia y desesperación me roben una buena parte del día sin piedad.

Comencé escuchando musica, mezclas primero, un género y un artista en específico depués, cuando la variedad me estaba sacando de quicio, pero a los pocos días la música me ardía en los oídos como la salsa picante debe arder en los ojos. Empecé entonces a oír podcasts y TED talks, pero estos también comenzaron a irritarme; tenía que escuchar varios para llenar la hora de manejo y llegué al punto de desesibilizarme con los temas de una manera tal, que lo que había sido concebido como presentaciones memorables, se apilaban en mi cabeza y al llegar a la casa, ya no podía recordar nada de ninguno. Era la misma experiencia abrumadora de aquella manana de domingo cuando visité el Museo del Prado. Con el tiempo limitado del turista que quiere abarcar más de lo que humanamente se puede en un viaje, me lancé a la conquista del conocieminto y el arte, ya de por sí bastante concentrado en un edificio relativamente pequeño. De aquella experiencia recuerdo, con tristeza, muy poco , y desde entonces siento recelo de los museos, y lo pienso dos veces antes de apuntarme en maratones artístiscos donde al final, como en los ajiacos criollos, todos los ingredientes de mezclan y nada sabe a nada por sí mismo.

Así fue como llegué a los libros narrados, primero recelosa, escéptica, me va a ser difícil concentarme, le perderé el hilo a las historias y entonces será como escuchar un zumbido de abejas, hasta más molesto quizás que la música de fondo… Escuché mi primer libro en menos de una semana y enseguida comencé otro. Ese otro se me fue volando y detrás de él, en bandada, otros han llegado para sumarse al vuelo de historias narradas que se apretujan en los asientos de mi carro.

El año pasado me suscribí a Goodreads, una página donde lectores y escritores interactúan, dejando comentarios sobre libros y haciendo recomendaciones. Cada año, Goodreads te pide que te pongas el reto de la cantidad de libros que quieres leer. En un principio, seleccioné 20 y me pareció que era bastante. Pero al paso que voy, si escuchar y leer cuentan como la misma cosa, mi reto será superado pronto y por mucho. Mi parte conformista se regocija mientras que la exigente se enfrenta a un debate moral que hasta ella misma considera desproporcionado e irrelevante. ¿Quién define leer y escuchar como diferentes o semejantes? ¿Quién mide cuál es más verdadero y por qué? Y sobre todo, ¿a quién le interesa si lees o escuchas 5 o 25 libros o más sino a mí misma? Los libros son, independientemente del formato en el que se adquieran, un goce personal y un placer interno. Mis dos yo han debatido posiciones y se han dado por imposible. Portadora de mis yo, y por lo tanto, medidora, creo que encontré el punto medio donde la exigencia y conformismo se dan la mano. Los 20 libros de mi reto original han resultado no ser reto alguno, y para no sentirme que me engaño a mí misma, sigo escuchando mis libros cada día en camino al trabajo y la casa y en Goodreads simplemente aumenté la parada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s