Trillando Vancouver

Encontrar pasajes baratos fue la excusa perfecta, pero lo cierto es que me hacía ilusión ver a Jeilyn embarazada. Era como reencontrarme con un amiga nueva (El oxímoron más apropiado que se me ha ocurrido nunca. ¿O será acaso una paradoja? No sé, y mis perdones a la Real Academia Española por la perdedera en eso de las figuras literarias).

Conozco a Jeilyn desde el preuniversitario, digamos que hace ya muchos años. Nunca me intimidó tu mirada intimidante ni su lengua “venenosa” como la llaman algunos a quien con tres o cuatro palabras ponía en su lugar, aunque yo definiría más bien de acertada. La amistad que nos une es del tipo que invita al desahogo y a la crítica abierta sin lugar para el resentimiento. Y aunque debo decir que casi nunca estamos de acuerdo en cómo “se deben” hacer las cosas, y casi siempre la escandalizan mis acciones (por irracionales o impulsivas), nunca hemos sentido la necesidad de endulzarnos la píldora una a la otra, y nos metemos hasta el pecho en terrenos pantanosos de nuestras vidas sin miedo a ensuciarnos.

image

Verla a punto de convertirse en mamá, un episodio transformador de mujeres, (al menos todas las que he tenido la oportunidad de conocer han vivido algún tipo de transformación que ha marcado un antes y un después) me resultaba  una curiosidad entrañable.

El aeropuerto de Vancouver parecía, esa mañana, en vísperas de año nuevo, un cálido manantial humano moviéndose en un flujo constante en direcciones preestablecidas, sin prisas ni parsimonias. No lo sabía, pero era un preludio de la ciudad, no exactamente cálida en materia de clima (los muy escasos grados centígrados no se podían negar) pero si cálida en amabilidad interpersonal y visual, una ciudad moderna, de gente diáfana, y abundantes edificios acristalados que reflejan la bahía y se reflejan en ella.

Vancouver se desdobla en tres o más versiones de sí misma en media hora o menos de andarla. Lo más metropolitano de la cuidad pasa en las laderas gentiles de las montañas que allá en lo alto están coronadas de blanco, y se inclina en dirección al mar, una bahía en la que se pueden ver las rocas en el fondo por lo limpia del agua en las zonas de poca profundidad, y donde la corriente marítima es casi inexistente. Como buena bahía dentro de otra bahía, el agua es sosegada, mansita, y cualquiera pensaría que no es agua sino suelo transparente y que se puede caminar por ella. Es el premio después de una travesía en auto de quizás 20 minutos.

image

Lo más interesante es que si en vez de tirar loma abajo lo haces al revés, los 20 minutos se premian de una forma completamente diferente: con pura nieve! Y no hablo de nieve acabada de caer que se derrite y se vuelve hielo, fango, charco y finalmente si te he visto no me acuerdo. Hablo de nieve acumulada, nieve de la de esquiar, de hacer snowboarding y para los menos valientes como nosotros,  nieve de snow tubing y sí, también de muñecos de nieve.

image

El de nosotros no fue el más agraciado en la historia de los muñecos de nieve. Ni el más grande. Ni el más simétrico. Pero para haber sido concebido por dos cubanos y medio (Jeilyn no llegó hasta el tope de esa montaña, pero Alayn su esposo sí, y Daniela cuenta como el medio cubano en este contexto) me pareció el muñeco de nieve mas hermoso que ojos humanos hayan visto y me produjo un orgullo posiblemente desproporcionado pero muy cierto y muy mío. Y por lo visto muy mal no debe haber quedado porque todo el que le pasaba por el lado decía con asombro: “Look! A snowman” y nosotros le decíamos, “Yeah, we made it! Cool, right?” como quien acaba de construir una fortaleza simplemente con las manos. Debo decir que me pareció extraño que no hubiera más muñecos de nieve a la vista, ni más familias enfrascadas en el proceso. Quizás para la mayoría de los presentes la nieve significa otra cosa, otro tipo de actividades más excitantes. Quizás los muñecos de nieve son un entretenimiento demasiado tradicional y retro y sobrevalorado para dedicarse a ellos. En cualquier caso, para estos dos cubanos y medio el trayecto y el destino fueron ambos una experiencia exquisita.

image

Trillar Vancouver, lo que se dice “trillar”, no fue lo que hicimos. Paseamos mesuradamente, alternando las horas de salir con horas de estar, de cocinar, de comer, de ver y reirnos de videos ingeniosos, y de conversar, en especial de conversar. En ese sentido el viaje fue muy parecido a los que hago a Tampa, a casa de mi amiga Meilyn casi todos los años, a quien también visité cuando acababa de ser mamá una vez y estaba a un tin antes de serlo otra. Trillar Vancouver no era ni siquiera mi objetivo, sino trillar esos caminos que nos llevan desde y hacia las buenas amistades y cuyo transitar, como las estaciones del año, también tiene temporadas en las que lo mejor de lo mejor sale a relucir. En esta temporada, previa a la llegada de un bebé llamado Antonio, Vancouver está en flor.

image

Anuncios

4 comentarios

  1. Muy bella la crónica- si es que periodísticamente hablando se puede calificar-, me consta la amistad de años, la manera en que ustedes construyeron esa relación y la manera en que todas las “niñas”- siempre serán eso para mí, mis niñas- se llevaban entre ustedes. Me alegran tus éxitos en el plano profesional y me alegra mucho la maternidad de Jeilyn. Me hace feliz verlas disfrutar juntas después de casi 17 años en que cada una tomó caminos diferentes. Un beso para ti y que llegue también a Vancouver, esa ciudad hermosa, que se prepara para recibir a Antonio.

    Me gusta

    • Gracias Dayma por tu hermoso comentario, y por leer y por estar pendiente de este bando de niñas que ya no son tan niñas pero que te siguen recordando. Un beso para ti y tu pequeño y que sigamos moviéndonos en radares comunes este nuevo año y siempre. Con cariño, Za

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s